En el bosque no hay rebaño ni pastor
Cuando el invierno camina, sigue su curso distinto como lo hace la primavera
Los hombres nacieron esclavos de los que rechazan la sumisión
Si un día se levanta, les muestra el camino, caminarán con él
Dame el flauta y canta!
El canto es el pasto de las mentes
y el aullido de la flauta dura más que los rebaños y los pastores.

En el bosque no hay ignorante ni sabio
Cuando las ramas tiemblan, nadie venera
El conocimiento humano es ilusorio como la niebla de los campos
Que se desvanece cuando el sol sale por el horizonte
¡Dame la flauta y canta!
El canto es el mejor saber,
y el lamento de la flauta sobrevive al centelleo de las estrellas.

En el bosque solo queda el recuerdo de los amantes
Los que dominaron el mundo y oprimieron y vencieron,
sus nombres son como letras de los nombres de los criminales
Vencedor entre nosotros es el que sabe amar
¡Dame la flauta y canta!
Y olvida la injusticia del opresor
Porque el lirio es copa para el rocío y no para la sangre

En el bosque no hay crítico ni sensor
Si las gacelas se inquietan cuando ven a un compañero,
el águila no dice: 'Qué extraño' Sabio entre nosotros es el que juzga
extraño sólo lo extraño Ah, dame la flauta y canta !
Cantar es la mejor locura y el lamento de la flauta sobrevive al pensativo y racional.

En el bosque no hay hombres libres ni esclavos
Todas las glorias son tan vanas como burbujas en el agua
Cuando el almendro echa sus flores sobre el espino,
no dice: 'Él es despreciable y yo soy un gran señor'
Dame la flauta y canta!
Que el canto es verdadera gloria y el lamento de la flauta sobrevive a lo noble y lo vil

En el bosque no hay fuerza ni fragilidad
Cuando el león ruge no dicen: 'Es temible'
La voluntad humana no es más que una sombra que vaga en el espacio
del pensamiento y los derechos de los hombres se marchitan como hojas de otoño
Dame la flauta y canta!
El canto es la fuerza del espíritu y el lamento de la flauta sobrevive al desvanecimiento de los soles.

En el bosque no hay muerte ni angustia
alegría no muere cuando se va la primavera
El terror de la muerte es una quimera que se insinúa en el corazón
Porque quien vive una primavera es como si hubiera vivido siglos
¡Dame la flauta y canta!
El canto es el secreto de la vida eterna y el lamento de la flauta permanecerá después de que termine la existencia.

Poema: Kalil Gibran

Arte: Josephine Wall

Flauta Nativa Ashar